Compartir
Servimedia

El presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, dijo este miércoles al jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que si estuviese en su lugar ya estaría iniciando el procedimiento de aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña tras desoír el presidente catalán, Quim Torra, la orden de la Junta Electoral Central (JEC) para retirar lazos amarillos.

En una entrevista en Antena 3 recogida por Servimedia, Casado explicó que si estuviese al frente de La Moncloa se dirigiría a Torra mandándole un requerimiento de cumplimiento de la Carta Magna, lo cual constituye el paso previo para poner en marcha este precepto constitucional.

“Yo iría al Consejo de Ministros e iniciaría el procedimiento de aplicación del 155”, aseguró Casado ante la negativa de Torra a retirar esteladas y lazos amarillos de edificios públicos, tal y como le requirió la JEC en aras al mantenimiento de la neutralidad en el periodo electoral. “El Gobierno de España está simplemente para garantizar la legalidad, la concordia y la prosperidad”, remarcó.

Abundó en que la Constitución “está para cumplirse” y explicó que lo único que está pidiendo a quien dirige el país es que “ponga orden” en Cataluña ante una situación que “no puede seguir así”, con “la ‘kale borroka’ reventando sedes”, escraches a políticos no independentistas y con los líderes secesionistas apelando a la ‘vía eslovena’.

Consideró que hay una equivocación “al sacralizar o demonizar” el 155, “un artículo más de la Constitución” aunque “nos lo han intentado vender como si fuera una infernal imposición del Gobierno”. De esta forma, el presidente de los populares negó que sea un mecanismo “opresor” y lo calificó directamente de “liberador”.

“España es un país autonómico y no puede ser un reino de taifas en el que alguien campa a sus anchas delinquiendo”, sentenció, al tiempo que cargó contra “los chicos de la pintura” y recordó que es objeto de ilegalización cualquier organización que “aliente o justifique” la violencia.

Pidió, por tanto, que en Cataluña se ponga “orden” para que vuelva la inversión, la concordia, para que los catalanes “no se tengan que subir por las escaleras para no coincidir con el vecino” y para, en definitiva, “acabar con esta pesadilla”. Y esto solo se puede hacer, remachó, “con un Gobierno que dice claramente: ‘señor Torra, o cumple con la Constitución o no puede representar a los catalanes’”.

(SERVIMEDIA)