Compartir

En lo que llevamos de año, ya han fallecido 160 motoristas en vías interurbanas en España. Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) intensificará durante este fin de semana la vigilancia en las carreteras frecuentadas por motoristas. El objetivo es reducir la accidentalidad y las consecuencias lesivas de los accidentes, así como comprobar el cumplimiento de las normas y divulgar la importancia que tiene el respeto a las mismas.

Los adelantamientos antirreglamentarios, no usar casco, los excesos de velocidad y el consumo de alcohol y drogas constituyen los principales factores de riesgo, así como la mayor parte de las infracciones cometidas por los motoristas. Por este motivo, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tienen la orden de vigilar especialmente estas conductas catalogadas como muy peligrosas.

Esta vigilancia especial se extiende a los ciclomotores, sobre los que también se incrementará la vigilancia ya que ciclomotor y motocicleta son vehículos que tienen aspectos coincidentes tanto en la problemática como en las futuras medidas a adoptar.

SUBEN LAS MUERTES DE MOTORISTAS

España es el segundo país de la Unión Europea que mayor parque de motociclistas y ciclomotores tiene, con 5,4 millones de unidades. El número de motos representa el 15% del parque de vehículos, pero los fallecidos son el 21% del total.

En lo que llevamos de año han fallecido en las vías interurbanas españolas 152 usuarios de motocicleta y ocho usuarios de ciclomotor, 39 más y nueve menos, respectivamente, que en el mismo periodo del año anterior. Los fallecimientos en motocicleta son los únicos que están aumentando en este año.

El perfil del motorista fallecido es el de un varón entre 25 y 64 años con más de 10 años de permiso. No obstante, los fines de semana especialmente se registran también fallecidos de menor edad.

Las carreteras convencionales, de un carril por sentido, son las vías donde fallecen ocho de cada 10 motoristas en fin de semana. Por tipo de accidentes, más de la mitad de ellos son salidas de la vía en una curva y sin ningún otro vehículo implicado.

Pese a que la mayoría de los usuarios de moto y ciclomotor ya hacen uso del casco, la DGT constata a través del seguimiento de la accidentalidad que todavía queda un pequeño reducto de usuarios que no hace uso del mismo. Ante esta situación, Tráfico recuerda que tres de cada cuatro motoristas fallecen a consecuencia de heridas en la cabeza.