Compartir

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, aseguró este martes que el descontento de dirigentes de Ciudadanos sobre el rumbo de la formación debe llevar a su líder, Albert Rivera, a asumir “que ha llevado su partido literalmente a la extrema derecha”.

Calvo hizo esta afirmación antes de participar esta mañana en la sede del CGPJ en la reunión del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, al que acudieron también la fiscal general del Estado, María José Segarra, y los ministros de Justicia, Dolores Delgado, y de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Antes de este encuentro, la vicepresidenta fue preguntada por el hecho de que el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea, pidiera este martes que su partido debata abstenerse en una investidura del presidente Pedro Sánchez.

A este respecto, Calvo señaló que “Rivera tiene que entender que ha llevado su partido literalmente a la extrema derecha” y que “lo que necesita España es que circulemos por el carril central de la política, donde está la inmensa mayoría de la gente y no en los extremos”.

La ‘número dos’ del Ejecutivo hizo esta referencia a Rivera tras recordar que el PSOE se abstuvo en 2016, tras un “esfuerzo ínterno”, para que Mariano Rajoy fuese elegido presidente en segunda votación con el apoyo de Ciudadanos.

NO SER UN “OBSTÁCULO”

Según Calvo, si un partido “tan importante” como el PSOE “abrió paso” para que se formará Gobierno hace tres años, Rivera y el líder del PP, Pablo Casado, deberían tener esto en cuenta. “Casado tiene que ir a la hemeroteca y Rivera tiene que entender que ha llevado su partido literalmente a la extrema derecha”, dijo al respecto la vicepresidenta.

Añadió que “PP y Ciudadanos no se pueden convertir en un obstáculo para España” y que “tienen todo el derecho del mundo a estar absolutamente derechizados” por influencia de Vox, pero no deben impedir la voluntad de los españoles de que se forme un Gobierno.

Respecto al hecho de que Unidas Podemos (UP) se queje de estar siendo ninguneada por el Ejecutivo al no negociarse que tenga ministros, Calvo dijo que “ésa no es la fórmula” para abordar esta situación, puesto que el partido de Pablo Iglesias y el PSOE no suman mayoría absoluta en el Congreso.

Sostuvo que el Gobierno considera que ha hecho una oferta “respetuosa, razonable y buena” a UP, al plantearle que asuma responsabilidades en “el ámbito del Gobierno”, pero “no dentro del Consejo de Ministros”, a lo que su suma unos objetivos y calendario común con la formación morada.

“Esperamos que todo esto se pueda hablar y sería conveniente que todos nos colocáramos en una situación razonable, constructiva para los ciudadanos”, afirmó la vicepresidenta, quien insistió en que consideran que esta oferta es “respetuosa” con UP.

(SERVIMEDIA)