Compartir

“¡Qué campechano!”, “¡Galicia calidade, a tope sin dogas!” o “¿Qué tal el centollo?” fueron algunas de las burlas que el rey emérito Juan Carlos tuvo que soportar a la salida de una marisquería en Vigo.

Sucedió el pasado viernes cuando Don Juan Carlos, que había compartido mesa en el ‘choko’ con su hija la Infanta Elena, su amigo Pedro Campos y la tripulación del ‘Bribón’, salía a pie del restaurante. Junto a las mofas también pudo escuchar voces de apoyo “¡Viva España y Viva el Rey!”.

En el vídeo que ha difundido ‘El Plural’ se ve también cómo el rey emérito se ayuda con una muleta y de una persona de su equipo de seguridad para andar. Una mujer se preocupa por su estado y pregunta al monarca “¿Cómo ha llegado aquí?” a lo que le responde que “caminando”.