Compartir
Servimedia

La Comisión Europea ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que le vuelva a enviar un Plan Presupuestario actualizado “lo antes posible” una vez presente el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 en el Congreso de los Diputados, al considerar que dicho proyecto podría tener “diferencias sustanciales” respecto al Plan Presupuestario remitido el pasado lunes.

En una carta firmada por Marco Buti, director general de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea, la Comisión señala que el Plan Presupuestario “no ofrece todavía una imagen completa sobre las medidas planeadas”. Por ello, considera “importante” que el Ejecutivo “provea a la Comisión toda la información necesaria sobre las medidas, especialmente en lo relativo al impacto presupuestario, con el objetivo de facilitar su evaluación”.

Según el Ministerio de Hacienda y el de Economía, “se trata de un documento técnico en el que se requiere determinada información con el fin de facilitar el análisis a los servicios de la Comisión”. Ambos ministerios también explicaron que “la información adicional solicitada será enviada a la Comisión dentro del plazo fijado”, y que incluirá el escenario presupuestario inercial a “políticas constantes” o el detalle de los anteproyectos de ley adoptados este viernes por el Consejo de Ministros.

Concretamente, la Comisión destaca que “el Plan Presupuestario proyecta un crecimiento nominal del gasto del 1,7%, lo que supera el máximo recomendado del 0,6%”. En la misma línea, subraya que el ajuste estructural es del 0,4%, por debajo del 0,65% requerido por las recomendaciones del Consejo el pasado 13 de julio. Sobre este punto, Hacienda y Economía justifican que dicho ajuste “se sitúa dentro de los márgenes de flexibilidad previstos por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento”.

La Comisión también señala que “basándonos en la limitada información disponible, no podemos descartar cierto riesgo de desviación en el esfuerzo requerido”, y reclama también información sobre cualquier desarrollo o decisión de tipo fiscal que se tome en las próximas semanas.

Según señalaron a Servimedia fuentes del Ministerio de Hacienda y del Ministerio de Economía y Empresa, esta carta responde a un “procedimiento habitual” que se ejecuta “siempre” que el proyecto de Presupuestos no es presentado a tiempo. Por último, la Comisión muestra su voluntad de seguir “un diálogo constructivo” con España con el objetivo de obtener una evaluación final y reclama una respuesta del Gobierno español para el próximo lunes 22 de octubre. Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, restó importancia a esta misiva e instó a hacer la comparativa con la que en los dos años anteriores habían remitido a Gobiernos de Mariano Rajoy.

ANTECEDENTES

En este sentido, la Comisión Europea ya envió una carta de este tipo al Gobierno de Mariano Rajoy en octubre de 2017 en una situación muy similar, ya que el Ejecutivo popular, igual que el socialista en esta ocasión, también envió el Plan Presupuestario de 2018 sin que se hubiera presentado el proyecto de cuentas públicas en el Congreso de los Diputados.

En su caso, el escenario político estaba condicionado por la situación vivida en Cataluña, con los acontecimientos ocurridos el 1 de octubre y la posterior aplicación del artículo 155 de la Constitución. En dichas condiciones, el PP no contaba con los apoyos necesarios para sacar adelante los PGE, por lo que retrasó la presentación del proyecto de cuentas públicas hasta el mes de abril de 2018.

De esta manera, tras recibir el Plan Presupuestario el 16 de octubre de 2017, la Comisión Europea envió el 27 de octubre a De Guindos una carta firmada por el Comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, y el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, en la que señalaban al Gobierno español “la importancia de presentar puntualmente un presupuesto completamente desarrollado, tal y como se establece en el Código de Conducta del Pacto Estabilidad y Crecimiento”.

Asimismo, Bruselas invitaba a las autoridades españolas a “entregar lo antes posible a la Comisión y al Eurogrupo un Plan Presupuestario actualizado que asegure el cumplimiento de los objetivos fijados por el Consejo”.

2016

Por otro lado, el 25 de octubre de 2016 la Comisión Europea remitió al Gobierno de Mariano Rajoy, entonces en funciones, una carta en la que señalaba que la previsión de crecimiento del PIB incluida en el Plan Presupuestario, que había sido enviado el 15 de octubre, superaba en 0,5 puntos porcentuales su previsión.

El Ejecutivo no había presentado proyecto de cuentas públicas en el Congreso de los Diputados debido a que estaba en funciones desde finales de 2015, ante la imposibilidad de que ninguna fuerza política lograse formar Gobierno tras las elecciones generales de diciembre de 2015 y las de junio de 2016.

En la carta, firmada también por Moscovici y Dombrovskis, se reconocía que el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy no tenía “capacidad presupuestaria plena”, y señalaba que, si bien el Plan Presupuestario proyectaba un déficit del 4,6% para 2016, “en línea con el objetivo”, la previsión de crecimiento del PIB del 3,6% en 2017 superaba en medio punto porcentual el objetivo.

Sin embargo, la misiva señalaba que “el esfuerzo fiscal recomendado” no estaba “asegurado”, lo que podía entrañar “riesgos” para “la corrección oportuna y duradera del exceso de déficit para 2018”. Además, también indicaba que el Plan Presupuestario presentado no contenía varios elementos de carácter obligatorio.

Por ello, la Comisión Europea esperaba que las autoridades españolas presentaran “tan pronto como fuese posible” un proyecto presupuestario actualizado a la Comisión y al Eurogrupo que cumpliese con los objetivos fijados por el Consejo.

Finalmente, Mariano Rajoy fue investido como presidente el 29 de octubre de 2016 y el Gobierno remitiría el Plan Presupuestario actualizado el 9 de diciembre, aunque no logró aprobar los Presupuestos de 2017 hasta el mes de junio.