Compartir

Diversos frentes atlánticos traerán esta semana las primeras lluvias del año a varias zonas del oeste de la península, mientras que en la mitad este continuará la estabilidad iniciada en Navidades. Las temperaturas subirán de forma generalizada y los termómetros volverán a marcar más de 20 grados en algunas provincias mediterráneas, sobre todo en el sur y el área levantina.

Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, comentó a Servimedia que el tiempo anticiclónico iniciado en las fiestas navideñas se retira esta semana hacia el este y dejará paso a que se acerquen borrascas atlánticas que afectarán principalmente al oeste peninsular con lluvias y vientos intensos.

“Hay un cambio de patrón meteorológico. Se acaba la situación estable de cielos despejados, nieblas y frío nocturno, y llegan lluvias y vientos al oeste porque se irán acercando sucesivos frentes a lo largo de la semana”, indicó.

Del Campo subrayó que desde el pasado 22 de diciembre apenas ha llovido en España y que este anticiclón de invierno “no es del todo raro”. Además, señaló que las altas presiones “suelen ser persistentes” en esta época del año.

MARTES

El primer cambio de la semana empezará a notarse a partir de este martes, cuando la extensa borrasca atlántica nombrada como ‘Brendan’ por Met Office (la agencia meteorológica del Reino Unido) irá generando bajas secundarias.

Uno de sus sistemas frontales asociados traerá lluvias a Galicia y puntos del oeste de la Cordillera Cantábrica y del Sistema Central. En esas zonas podría nevar con la cota situada entre 1.500 y 1.800 metros.

Este martes no lloverá en el resto del país y continuará el ambiente despejado, si bien aumentará progresivamente la nubosidad en el oeste y habrá nieblas matinales en la cuenca del Ebro y puntos del sur peninsular.

Las temperaturas ascenderán en Galicia, la Meseta Norte, el valle del Ebro y Baleares, y descenderán en el Cantábrico occidental. De madrugada helará en la mayor parte del interior peninsular. Soplarán rachas de viento de unos 100 km/h en el litoral de A Coruña y Lugo, y se esperan olas de siete metros en Galicia y el oeste de Asturias.

MIÉRCOLES

Por otro lado, Del Campo recalcó que ese sistema frontal se adentrará este miércoles un poco más en la península, con lo que se esperan “bastantes lluvias en Galicia, sobre todo en el oeste, donde pueden ser fuertes y persistentes, al igual que en el oeste del sistema Central”.

Además, las precipitaciones se extenderán a Asturias, el oeste de Castilla y León, y puntos de Extremadura y Andalucía occidental. No se descarta que también llueva en la Meseta Norte y la sierra de Madrid. “Cuanto más hacia el este habrá menos nubosidad, con lo que el Mediterráneo tendrá cielos despejados o poco nubosos”, añadió.

Las temperaturas subirán de forma generalizada, salvo en el litoral de Galicia y del Cantábrico, Baleares y Canarias, donde apenas cambiarán. Las heladas se ceñirán a zonas montañosas del este peninsular y zonas del sur de Andalucía y de Alicante y de Valencia superarán los 20 grados, así como Canarias, debido a la llegada de vientos cálidos del suroeste.

JUEVES

Respecto al jueves, Del Campo indicó que se esperan lluvias y chubascos en Galicia, Asturias, Extremadura y el oeste de Castilla y León, que podrían extenderse débilmente a puntos de la Meseta Norte. Las precipitaciones más intensas seguirán en Galicia y el oeste del Sistema Central.

Las temperaturas de este jueves ascenderán ligeramente en muchas zonas del interior de la península y las heladas quedarán reducidas a menos zonas del este y serán más débiles. Los termómetros superarán los 20 grados en el área levantina, el sur de Andalucía, Baleares y Canarias.

DE VIERNES A DOMINGO

Por otra parte, Del Campo destacó que a partir del viernes hay “bastante incertidumbre” en la predicción meteorológica, si bien ese día podría acercarse una nueva borrasca hacia la península que dejaría lluvias también el sábado en Galicia, el Cantábrico, el alto Ebro, Pirineos y el entorno del Sistema Ibérico y del Sistema Central, sin descartarlas en el área del Estrecho e incluso Baleares.

“Esos días acabaría la subida progresiva de las temperaturas porque bajarían sobre todo en la mitad norte, donde regresarían las heladas. zonas del Mediterráneo continuarían con un ambiente templado con máximas de unos 20 grados”, apostilló.

La incertidumbre se eleva en cuanto al domingo, si bien Del Campo recalcó que podría aumentar la inestabilidad en el área mediterránea y las temperaturas descenderían, con heladas en numerosas zonas del interior peninsular.

SERVIMEDIA