Compartir

Boeing ha anunciado que va a destinar 100 millones de dólares a un fondo para atender las necesidades de los familiares de los afectados por los accidentes de los 787 Max, de los vuelos 610 de Lion Air y del vuelo 302 de Ethiopian Airlines.

Según informa Boeing, estos fondos apoyarán la educación, necesidades y gastos de manutención de las familias afectadas con programas comunitarios que promuevan el desarrollo económico.

Para ello, el fabricante estadounidense se asociará con autoridades locales y organizaciones sin ánimo de lucro para atender estas necesidades. La inversión inicial se realizará durante varios años.

“En Boeing lamentamos la trágica pérdida de vidas en estos dos accidentes y estas vidas perdidas continuarán pesando mucho en nuestros corazones y en nuestras mentes durante los próximos años. “Las familias y los seres queridos de los fallecidos tienen nuestras más sinceras condolencias, y esperamos que este acercamiento inicial pueda ayudarlos a sentir consuelo”, asegura Dennis Muilenburg, presidente de Boeing.

“Sabemos que cada persona que sube a bordo de uno de nuestros aviones confía en nosotros. Estamos enfocados en poder recuperar en los próximos meses la confianza de nuestros clientes y de los pasajeros”, añade.

Además, los empleados de la compañía también tendrán la oportunidad de hacer donaciones para apoyar a las familias y comunidades afectadas por los accidentes. Boeing igualará estas donaciones de empleados hasta el 31 de diciembre de 2019.