miércoles, 23 septiembre 2020 9:17

La biodiversidad mediterránea y tropical, más vulnerable a las presiones humanas

Los animales de las zonas tropicales y mediterráneas son los más sensibles al cambio climático y las presiones del uso de la tierra, según un nuevo estudio de investigadores del University College de Londres (UCL).

Los hallazgos, publicados en ‘Nature Ecology & Evolution’, muestran cómo los riesgos de extinción no se distribuyen de manera uniforme en todo el mundo y sugieren que es probable que ocurran grandes disminuciones en la biodiversidad tropical de manera inminente.

El autor principal, el doctor Tim Newbold, del Centro de Investigación sobre Biodiversidad y Medio Ambiente del UCL, explica que “se espera que las áreas tropicales experimenten las mayores expansiones de la agricultura en las próximas décadas, y ya están experimentando nuevos extremos de temperatura”.

“Junto con el hecho de que los datos sobre la biodiversidad a menudo están sesgados hacia las regiones más templadas, nuestros hallazgos sugieren que la disminución de la biodiversidad mundial puede ser incluso peor de lo que predicen los principales expertos”, añade.

Por ello, advierte de que “se necesitan medidas urgentes para prevenir las pérdidas y extinciones de la biodiversidad, particularmente en las zonas tropicales y mediterráneas áreas que tienen algunas de las comunidades ecológicas más diversas del planeta”.

El equipo de investigación analizó datos sobre 47.044 especies de animales, plantas y hongos en miles de sitios en 91 países para medir la cantidad de especies diferentes que viven en entornos más perturbados, como ciudades y áreas agrícolas intensivas, o en espacios moderadamente perturbados o salvajes.

El equipo también comparó datos sobre dónde las especies pueden sobrevivir con los datos de modelos climáticos regionales para predecir las respuestas al cambio climático.

Los investigadores encontraron una biodiversidad sustancialmente menor en entornos más perturbados, especialmente en las regiones mediterráneas y tropicales.

También comprobaron que entre los vertebrados, los más sensibles al calentamiento climático se encuentran en bosques tropicales, praderas tropicales y áreas mediterráneas.

Las especies de mayor preocupación son el gorila oriental, en peligro crítico debido a la pérdida de hábitat y el cambio climático en los trópicos africanos, y la tortuga de Hermann, un animal mediterráneo actualmente amenazado por la pérdida de hábitat y el probable cambio climático también en los próximos años.

En todas las especies de las regiones tropicales, los investigadores proyectaron disminuciones locales del 10 al 13 por ciento en el número de especies para cada grado de calentamiento climático.

Encontraron también que las especies en áreas con cambios estacionales menos pronunciados, particularmente en los trópicos, eran las más vulnerables al cambio climático.

Los investigadores señalan que las plantas y los animales que no se han adaptado a amplios rangos de temperaturas a lo largo de las estaciones tienen más probabilidades de sufrir si las temperaturas aumentan.

En las regiones tropicales y mediterráneas, se encontró que muchas especies ya vivían cerca del límite superior de temperatura que pueden tolerar.

Una explicación parcial de los hallazgos es que algunos otros biomas (comunidades de plantas y animales que ocupan un hábitat particular) han sido fuertemente influenciados por los humanos durante siglos, lo que indica que es probable que las especies más sensibles ya hayan sido eliminadas.

Si bien no se probaron en el estudio, los investigadores dicen que las especies tropicales también pueden ser más vulnerables debido a tamaños de rango más pequeños y altas concentraciones de especies especializadas, así como a aquellas que maduran más lentamente y producen menos descendencia.

“Descubrimos que las áreas que enfrentan las mayores amenazas a la biodiversidad por el cambio climático y el uso de la tierra eran a menudo las mismas áreas, lo que es aún más preocupante, ya que estas dos presiones pueden interactuar para hacer que los entornos sean aún más inhóspitos — señala Newbold–. Por ejemplo, paisajes muy modificados a menudo tienen menos cubierta de dosel que de otra manera moderaría temperaturas extremas”.

El doctor Newbold es también coautor del Informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza, publicado este mes, que mostró que la biodiversidad ha disminuido más en los trópicos desde 1970.

Él y sus colegas argumentan que se necesitan esfuerzos globales coordinados para cambiar el rumbo de la biodiversidad pérdida.

“Los esfuerzos de conservación por sí solos no serán suficientes para salvar animales y plantas vulnerables y en peligro de extinción. Los gobiernos, las empresas privadas y los consumidores deberán actuar ahora para frenar el cambio climático y mitigar las presiones del uso de la tierra que destruyen los hábitats”, advierte.