Compartir

El BBVA será la marca del grupo en todo el mundo, prescindiendo de sus denominaciones locales en mercados como Argentina, EEUU, México o Turquía, y aprovechará el momento para hacer un ‘lifting’ y adoptar un logotipo más estilizado.

La decisión, una de las de mayor calado que adopta Carlos Torres desde que relevó en la presidencia del grupo a Francisco González con el arranque del año, la comunicó este miércoles la entidad a sus empleados.

“La nueva identidad es un reflejo de los valores de BBVA, especialmente el de ‘Somos un solo equipo’, que enfatiza la importancia de las personas que trabajan en el Grupo, así como su compromiso con el proyecto que es BBVA”, argumentó la entidad.

El anuncio lo ha efectuado durante la celebración de una edición especial de su ‘[email protected]’ o encuentro interno que han podido seguir los casi 126.000 trabajadores del grupo de manera presencial y vía ‘streaming’, y en el que han participado el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, y el consejero delegado Onur Genç.

Torres consideró la apuesta “el paso natural en estos momentos” para BBVA en un mundo “donde la digitalización y la globalidad ya son una realidad” y la experiencia del cliente “es el factor más importante para el éxito de cualquier empresa”.

“Esta nueva identidad reforzará el compromiso de BBVA con sus casi 75 millones de clientes para ofrecerles las mejores soluciones globales manteniendo nuestra actitud de servicio local,” defendió a su vez el consejero delegado, subrayando que el grupo opera en más de 30 países.

El banco ya había anticipado a través de su filial argentina que barajaba dar tal paso a la autoridad bursátil austral para poner en valor su realidad global y acelerar su evolución y crecimiento “en términos de servicios financieros digitales”. Según sus estudios, la marca del grupo “genera mayor confianza en el consumidor y aporta beneficios adicionales en términos de calidad” al ser más “consistente” y es considerada además “más digital” que la denominación local.

La iniciativa implicará extinguir las marcas combinadas con el nombre BBVA y apellidos locales que mantiene en casi todos los países, como BBVA Bancomer en México, BBVA Francés en Argentina, BBVA Occidental en Paraguay, BBVA Compass en Estados Unidos, BBVA Continental en Perú o BBVA Colombia en el país del mismo nombre.

Incluso en España decisión conservar la marca CatalunyaBanc por su notoriedad tras adjudicarse la entidad, lo que no hizo cuando se quedó también Unnim.

El proceso lo acometerá con un despliegue “progresivo” de su nueva identidad, que incluirá cambios en sus edificios corporativos, la red de oficinas y resto de materiales corporativos. La intención es concluirlo en los “próximos meses”.

El BBVA sigue la senda del Santander, que también decidió imponer la imagen corporativa del grupo en todos los países para crecer en el mundo digital, y de la misma manera aplicó ajustes en el logotipo para mejorar su visibilidad en los dispositivos móviles.