martes, 29 septiembre 2020 13:34

BBVA pierde 1.157 millones por los saneamientos en EEUU y provisiones por el Covid-19

BBVA registró pérdidas por valor de 1.157 millones de euros durante el primer semestre del año tras encajar un impacto de 2.084 millones por el ajuste en el fondo de comercio de Estados Unidos y por las provisiones efectuadas ante potenciales deterioros por la crisis del Covid-19.

El ajuste de valoración en la filial estadounidense lo realizó en el primer trimestre ante su menor expectativa de negocio por el deterioro de la economía y la rebaja de los tipos de interés en el país. Si se neutraliza dicho impacto, el banco se anotaría un beneficio de 928 millones, pero aún cae un 62% en la comparativa interanual por las dotaciones extraordinarias efectuadas por la pandemia, según detalló este jueves el banco.

BBVA subrayó como positivo que su beneficio estanco correspondiente al segundo trimestre ascendió a 636 millones y supera en un 118% al cosechado en el trimestre cuando se aisla el efecto EEUU. Cae aún 49,5% frente a un año atrás por culpa de las dotaciones realizadas por el Covid y que se elevaron a 644 millones, pero supone un avance en los peores momentos de la pandemia. Con este cargo, las provisiones totales efectuadas durante la primera parte del año para encarar deterioros crediticios por la crisis se elevarían a unos 2.077 millones de euros.

“En este entorno sin precedentes, continuamos generando un sólido resultado antes de provisiones”, resaltó su consejero delegado, Onur Genç, quien aseguró que el grupo afronta la crisis “desde una posición de fortaleza, gracias a la solidez de nuestros ingresos, nuestro modelo de negocio diversificado y nuestras capacidades digitales” y la “fuerte generación de capital en el trimestre”.

En términos de negocio, la cifra bruta de préstamos y anticipos a la clientela ascendió a 400.764 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,5% frente al volumen que gestionaba a finales de 2019 antes de que la pandemia irrumpiese en escena y crecería un 6,9% si se neutraliza el efecto del cambio de divisas.

En depósitos de la clientela la cifra alcanza los 402.184 millones de euros y crece un 4,7% frente a los saldos de diciembre, muy apoyado en la buena evolución de los depósitos a la vista, donde los clientes han depositado la liquidez dispuesta para hacer frente a la pandemia.

Con esta evolución de la actividad el margen de intereses se situó en 8.653 millones de euros, con un descenso del 3,2% interanual; y los ingresos por comisiones se redujeron un 6,8%, hasta los 2.301 millones “por una menor actividad minorista, especialmente en tarjetas, derivada del confinamiento por la pandemia”.

Sin embargo, los resultados de operaciones financieras (ROF) crecieron un 104,1% en el semestre, fundamentalmente gracias a las ganancias por coberturas de tipo de cambio y al incremento en los resultados generados en casi todas las áreas de negocio, permitiendo que el margen bruto aumentase un 0,8%, hasta los 12.045 millones de euros.

En la parte baja de la cuenta se mejora el resultado también porque los gastos de explotación se redujeron un 6,2% y se situaron en 5.512 millones; permitiendo que el margen neto ascendiese a 6.533 millones de euros (+7,6%).

En cuanto a la calidad del balance, su ratio de capital más exigente CET1 ‘fully loaded’ se situó en el 11,22% y supera en 38 puntos básicos al 10,84% que presentaba en marzo. Las tasa de mora y cobertura se situaron a su vez en el 3,7% y 85%, respectivamente, en niveles similares al anterior trimestre.

Por zonas geográficas, el beneficio en España se situó en 88 millones y cae un 88,1% interanual tras las dotaciones para saneamientos y provisiones. La inversión crediticia aumentó un 2,7% en el semestre frente a diciembre gracias a los segmentos de banca corporativa, negocios minoristas y empresas y pymes, que se vieron impulsados por las líneas de avales públicos del ICO. Los recursos de clientes subieron a su vez un 3,3% impulsados por los depósitos a la vista.

En Estados Unidos, ganó 26 millones de euros, un 91,6% menos también por las dotaciones extraordinarias ante la crisis. Su crédito sube allí, sin embargo, un 9,1% y los recursos de clientes otro 11,7%.

En México la actividad crediticia repuntó un 5,4% y otro 8,7% los recursos de clientes. Su beneficio atribuido se situó en 654 millones de euros (-49,1%). En Turquía el resultado atribuido alcanzó los 266 millones (-5,5%), con avances del 22% en el crédito en moneda local.

En la región de América del Sur, la inversión crediticia aumentó un 9,1%, gracias a la expansión en Argentina, Perú y Colombia. La región reportó un beneficio atribuido de 159 millones de euros, lo que supone caída interanual del 60,6%. En el resto de Eurasia, el negocio crediticio subió un 14,9% y el beneficio atribuido ascendió a 66 millones de euros (+20%).

(SERVIMEDIA)