Compartir
Servimedia

El Grupo BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.442 millones de euros durante el primer semestre del año, lo que supone una caída del 3,7% interanual al no repetir las plusvalías de la venta del negocio en Chile.

Según detalló hoy el banco, el resultado creció un 10% en el segundo trimestre frente al anterior y ascendió a 1.278 millones. En términos interanuales, esta ganancia trimestral sube un 2,6% y lo haría a más del doble, al 6%, si se excluyese BBVA Chile, gracias al “fuerte” crecimiento de los ingresos recurrentes y los menores saneamientos crediticios.

En las cuentas el margen de intereses aumentó un 4,6% y ascendió a 8.987 millones de euros pese al escenario de tipos bajos en el negocio de Europa; el margen bruto subió un 1,1%, hasta los 11.989 millones, y el margen bruto ascendió a 6.115 millones, con un avance del 2,5%.

En la línea de ingresos la rúbrica de comisiones netas se redujo un 0,4%, quedando en 2.470 millones de euros, y los gastos de explotación disminuyeron un 0,4%, hasta los 5.874 millones. El margen bruto acusa también un descenso del 22% en el resultado de operaciones financieras, que pasó de 696 a 542 millones en el periodo comparable.