Compartir

El extesorero del PP Luis Bárcenas aseguró este jueves durante el juicio por la destrucción de los discos duros de sus ordenadores portátiles que no habría retirado la acusación particular en esta causa de haber conocido antes la ‘operación kitchen’. “Me retiré por consejo de mi abogado de esta pieza; si la ‘operación kitchen’ se hubiera conocido antes, no me habría retirado”, afirmó.

A preguntas de la acusación popular, ejercida por Izquierda Unida, Bárcenas relató que en el mismo periodo de tiempo “se producen un montón de acciones que, desde mi punto de vista, confluyen en el mismo sentido: hacerse con información que me pertenece y amedrentarme”. Ejemplo de ello, subrayó, es que “un falso cura secuestra a mi familia, entran en el taller de mi mujer, mi conductor clona las conversaciones…”.

Hasta entonces, afirmó, “yo despachaba de forma habitual con los secretarios generales del PP”. En este sentido, calificó la relación con el partido como “espléndida” y “muy fluida y directa” con Mariano Rajoy. De hecho, continuó, “me hicieron consultas sobre campañas”. En concreto, apuntó, “la directora de gabinete de Sáenz de Santamaría y Ana Mato”.

También explicó que el PP abonó las facturas de sus abogados desde marzo de 2009 hasta diciembre de 2012. “Miguel Bajo (defensa de Bárcenas) se veía con María Dolores de Cospedal (secretaria general del PP) para entregarle las facturas, para conocer cómo iba la causa…”, recordó.

En cuanto a la información contenida en los denominados ‘papeles de Bárcenas’, aseguró que no tenía “interés” en hacerla pública. Es más, recordó, “fue Trias (exdiputado del PP) quien aporta esa información a ‘El País’”. En esta línea, destacó que la entrevista publicada, poco después de su entrada en prisión, en la que hablaba sobre la supuesta contabilidad B del partido no fue autorizada por él. “Fue con carácter privado, sin autorización para publicarla. Yo no di ninguna entrevista. No recuerdo si hablé de los ordenadores, pero si lo recoge la entrevista… Me sorprendió que pudiese recordar con tanta claridad el contenido de la conversación. Yo no vi ninguna grabadora delante. Fue una decisión de carácter personal de este señor, entendió que tenían la noticia de su vida y decidió publicarlo”, concluyó.