miércoles, 23 septiembre 2020 21:36

Baleares evalúa los daños de la tormenta y confía en que el Estado declare la zona como catastrófica

El conseller de Movilidad e Infraestructuras de Mallorca, Iván Sevillano, se ha desplazado este martes a Banyalbufar para evaluar los daños de la tormenta del pasado sábado, y ha manifestado que confía en que el Estado conceda la declaración de zona gravemente afectada por fenómenos meteorológicos adversos.

“Aunque todavía no han llegado las ayudas por el temporal Gloria, confío que el Gobierno conceda pronto la declaración de zona catastrófica, porque motivos hay”, ha declarado Sevillano, según recoge el Consell en una nota de prensa.

Este martes los servicios de emergencia en carreteras y Bomberos de Mallorca continúan trabajando para restablecer la normalidad en las vías afectadas y para retirar árboles y vegetación.

El temporal obligó a cerrar durante más de 24 horas el tramo de la Ma-10 que atraviesa el municipio. Quedó cortada al tráfico desde el sábado hasta el lunes a mediodía, entre los kilómetros 75 y 80. También quedó interrumpida la circulación de la Ma-1100, entre el kilómetro 0,16 y el 1,4, al altura del cruce de la granja de Esporles, que conecta el tramo afectado con la Ma-10.

Las fuertes rachas de viento y la lluvia intensa afectaron también a la carretera que une Palma con Valldemossa (Ma-1110), que quedó cerrada al tráfico durante una hora y media por la caída de un pino. Carreteras actuó también en la zona de sa Pedrissa por el desprendimiento de una roca de grandes dimensiones que dificultaba la circulación.

Igualmente, los equipos intervinieron en algunos tramos inundados por el desbordamiento de torrentes o la formación de grandes charcos. En concreto, en la carretera entre Muro e Inca (Ma-3500), a la altura del enlace con Consell (Ma-13); en la carretera Ma-1022, que une la autopista de Ponent (Ma-1) con el Puerto de Andratx, o al ramal de salida de Cala Figuera (Ma-1).

En cuanto a los Bomberos de Mallorca, hoy continúa movilizado personal del parque de Sóller, con dos efectivos (sargento y suboficial) que trabajan en el Port des Canonge para reabrir, junto con el Ibanat, un camino de acceso a una vivienda. Si no surgen nuevas necesidades, será el último día de intervenciones.

El Consell ha querido dar las gracias “a las brigadas de emergencias de carreteras, así como a las empresas de mantenimiento, por la agilidad en el trabajo y la implicación enorme para restituir la normalidad en las vías lo antes posible”.

El alcalde de Banyalbufar, Mateu Ferrà, ha acompañado al conseller insular durante el recorrido.