Compartir

Los casos de acoso escolar contrastados se han reducido a la mitad en un año pero mantienen su gravedad, superan de media el año de duración y se producen de forma diaria, según el ‘III Estudio sobre el acoso escolar y ciberbullying según los afectados’, presentado este martes por la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña. El informe se elaboró en base a los datos recogidos en 2017 por el Teléfono ANAR, que ofrece ayuda a niños y adolescentes.

En 2017, los casos de acoso escolar contrastados ascendieron a 590, una disminución notable si el dato se compara con 2016, con 1.207 casos. Sin embargo, tan solo un 3,3% de los casos tenía una gravedad leve, mientras que el 96,7% de los casos presentaba una gravedad media y alta. Desde 2015 se observa un aumento de la violencia y la frecuencia en los incidentes.

El estudio recoge las 36.616 llamadas recibidas en 2017 en el Teléfono ANAR sobre el acoso escolar. De esas llamadas, se recogieron variables cuantitativas y cualitativas sobre los 590 casos contrastados y gestionados.

PERFIL DE ACOSADO Y ACOSADOR

El perfil de la víctima de acoso escolar suele ser un niño (53,2 frente al 46,8% de las niñas) con una edad media de 10,9 años. “Sigue siendo demasiado tiempo” lo que tarda la víctima en pedir ayuda, 13 meses en concreto, según el director de Programas de la Fundación ANAR, Benjamín Ballesteros.

Además, uno de cada cuatro casos de acoso escolar se produce en forma de ciberacoso. En este sentido, la víctima de ciberbullying suele ser una niña (65,6% frente al 34,4% de los niños) con una edad media de 13,5 años, que tarda 15 meses en pedir ayuda.

Por otro lado, el estudio evidencia que mientras la proporción de varones que acosan se mantiene, se ha reducido de forma significativa la proporción de mujeres que lo ejercen (de un 25,7% en 2016 a un 18,3% en 2017 en acoso escolar y de un 39% en 2016 a un 23% en ciberbullying).

SOLUCIONES

En el estudio también se incluyen datos que revelan “buenas noticias”, según Ballesteros. Uno de los más significativos es que aumenta el número de acosados que se enfrenta a la situación y a los acosadores: más de la mitad de las víctimas muestra actitudes de defensa o enfrentamiento hacia al agresor “porque el menor que lo sufre no se siente aislado”, según el director general de la Fundación Mutua Madrileña, Lorenzo Cooklin.

Los ponentes también alabaron el hecho de que los profesores reaccionan con más contundencia ante los casos de acoso escolar y ciberacoso, pese a que más de la tercera parte de las víctimas que sufren acoso no cuenta la situación a sus padres.

La Fundación ANAR (Ayuda a niños y adolescentes en riesgo) tiene tiene a disposición de quien lo necesite el servicio del Teléfono ANAR, 900 20 20 10, donde el interesado, ya sea niño o familiar, puede llamar desde todo el territorio español. La llamada la contesta un psicólogo especializado en infancia, quien en colaboración con el departamento social y jurídico, orientará al usuario, derivará a los servicios necesarios y en caso de ser necesario, comenzarán un protocolo de intervención en el centro.

Del mismo modo, en la web ‘www.acabemosconelbullying.com’ se puede encontrar material de apoyo dirigido tanto a docentes como alumnos con el objetivo de concienciar y prevenir desde las aulas. También se pueden encontrar los estudios y manuales presentados por ambas fundaciones.