Compartir

La empresa social Auara, que se dedica a impulsar proyectos de acceso a agua potable en países en vía de desarrollo, inicia con motivo del Día Mundial del Agua la campaña ‘La falta de agua es un arma mortal’, ya que su escasez o su falta de salubridad llega a matar a 3,5 millones de personas al año.

La lucha por controlar este recurso ha causado cerca de 300 conflictos bélicos en los últimos 60 años, según The World’s Water. “En 2017, la sequía provocó la peor crisis humanitaria conocida desde la Segunda Guerra Mundial, en la que 20 millones de personas estuvieron al borde de la inanición”, explicó Auara.

Con el fin de visibilizar la falta de agua como arma mortal, en el Día Mundial del Agua la compañía social pretende sensibilizar con un experimento en el que simuló armas de guerra dentro de las botellas de agua. A través de una cámara oculta, se comprobó el efecto que esas botellas causaban entre los usuarios de diferentes lugares públicos.

El experimento se ha realizado en Madrid con los empleados de empresas ubicadas en el Centro de Innovación BBVA Open Space mediante una máquina de ‘vending’, con los clientes del grupo de restauración Makkila y con los compradores de la cadena de supermercados de alimentación ecológica Veritas.

“Tras la extrañeza y el impacto inicial, los usuarios se animan a desactivar esa arma tirando del cintillo rojo que separa el plástico transparente con la imagen del arma, dejando la botella con su aspecto habitual”, explicó Auara.

Así “se hace referencia al papel activo que cada individuo tiene a la hora de contribuir para hacer del agua un derecho universal para todos, en lugar de un arma mortal”.

Desde la compañía social de agua aseguraron que “con poco más de 1.500 euros podemos construir un pozo en India” o que “con unos 1.800 euros podemos instalar un tanque de recogida de agua de lluvia en Kenia”.