Compartir
Juguetes

Llega la Navidad y los clásicos inseparables que la acompañan: el gordo, el árbol y la carta a los Reyes Magos. Los juguetes suelen ser centro de debate de numerosas reuniones de sus Majestades, por lo que padres y expertos se ponen de acuerdo para delinear unas pautas conjuntas para que los juguetes, los protagonistas de las fiestas navideñas de los más pequeños, sean un elemento de juego de calidad y seguro.

Tratar de cubrir todos los objetivos educativos y formativos que un padre desea, así como alcanzar las expectativas de los niños, puede resultar en ocasiones una ardua tarea. Para facilitar el trabajo, y hacer que sus Majestades los Reyes Magos acierten esta Navidad, tres profesores de la de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Europea de Valencia (José Martí, Yolanda Cabrera y Lupe Bohorques) recogen en cinco puntos los aspectos esenciales a tener en cuenta a la hora de escribir la carta.

Para empezar, es importante que los padres “prioricen juguetes o juegos con aspecto pedagógico” y se pregunten qué es lo que valoran realmente en un juguete. Sea cual sea el objetivo perseguido, “lo importante es que siempre haya un componente pedagógico detrás que permita al niño disfrutar mientras aprende, desarrollar sus habilidades y evolucionar”, recomiendan los docentes.

Se deben tener en cuenta “aquellos que desarrollen la empatía, que no sean competitivos, que sean inclusivos, que fomenten la convivencia y la igualdad, entre otros valores”, así como el estímulo de “la destreza visual, la memoria, el trabajo individual o en equipo, en función de cada perfil”, aconseja la experta en ética Lupe Bohorques.

También hay que tener cuenta la motivación que despierte el juguete en el niño, ya que es un elemento básico a la hora de medir el porcentaje de éxito de un juguete. “En este sentido, es vital proporcionar al niño un objeto que le genere expectativas, que fomente la creatividad, despierte la imaginación, active las buenas ideas y la iniciativa personal”, señalan.

Se debe buscar un juguete que se adapte al perfil y las características del jugador, porque son “vehículos de desarrollo de la personalidad” y por ello “es necesario tener en cuenta qué se compra, a quién va dirigido y las características del jugador”. Elementos como la edad o los gustos del niño o niña se deben tener en cuenta a la hora de encargar a los Reyes Magos o Papá Noel.

En este sentido, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) ofrece también algunos consejos para regalar el juguete perfecto según la edad, ya que en cada etapa se desarrollan habilidades distintas, según recoge el portal ‘Ser Padres’.

JUEGOS PARA LA EDAD

Durante el primer año del niño, es importante contar con juegos que les hagan moverse y que sean agradables para el tacto y la vista. Entre uno y tres años, los expertos destacan los juguetes que fomenten la relación y el trabajo en equipo, sobre todo con la familia, como los juegos de mesa sencillos. Entre los seis y los diez años, cuando comienza una etapa más autónoma e individualizada, el interés se centra en las nuevas tecnologías y el deporte, por lo que se señalan juguetes electrónicos, las manualidades y el material deportivo.

Además, la compañía de inspección y certificación Bureau Veritas, recoge algunos consejos a tener en cuenta para ayudar a los niños a elegir juguetes de calidad y seguros. El equipo de especialistas de Productos de Consumo recomienda buscar la “etiqueta y el embalaje”, para asegurarse de que cumple la normativa de la Comunidad Europea.

En el caso de los cosméticos de las muñecas, “deben cumplir con los requisitos sobre composición y etiquetado de la Directiva Europea sobre Cosméticos“, así como asegurarse de que no cuentan con “con compuestos perfumantes alergizantes“.

En cuanto al cuidado de las piezas pequeñas, los expertos aseguran que son “uno de los aspectos trascendentales que hay que tener muy presente ante de la compra“. “Los pequeños componentes suponen una amenaza por la tendencia que tienen los niños a introducirse cosas en la boca. Un comportamiento que con el juguete inadecuado puede provocar asfixias“, advierten.

Asimismo, otros muchos expertos coinciden en que “no solo vale el juguete”, sino que también cuenta el tiempo que pasan jugando padres e hijos, que en la actualidad cada día se acorta un poco más. En datos, seis de cada diez padres reconoce que no juega el tiempo suficiente con sus hijos, según el estudio ‘#JuegaConEllos’ elaborado por la marca de juguetes Famosa con el objetivo de promover el juego intergeneracional.

El estudio desvela que el 73,7% de los padres y madres están concienciados de la importancia del juego con sus hijos, pero el 65% sigue afirmando que no juega el tiempo suficiente con ellos.

La compañía juguetera también elaboró un decálogo, con la colaboración de la psicóloga Alicia Banderas, sobre la importancia de jugar, que recoge beneficios como “mejorar la armonía familiar”, “aprender a ser más flexible y a romper con estereotipos que limitan la visión del mundo adulto”, “descubrir cómo eres realmente”, “abrir la mente” o “generar recuerdos mágicos”.

En definitiva, la carta a los Reyes Magos debe incluir los juguetes que más gustan a los pequeños, atendiendo a los criterios y consejos de los profesionales y siempre bajo supervisión de un adulto. Eso sí, siempre y cuando entre los regalos que se abran en la mañana del 6 de enero se incluya el tiempo, la magia y la ilusión.