Compartir

La agencia de seguridad de Arabia Saudí ha publicado y, posteriormente, eliminado un vídeo oficial en el que enmarcaba el feminismo, la homosexualidad y el ateísmo como “ideas extremistas” que pueden ser castigadas con penas de prisión o latigazos, tal y como han denunciado organizaciones como Amnistía Internacional.

El vídeo fue publicado el viernes y borrado este mismo martes por el Departamento General para el Extremismo, una de las agencias de seguridad del país. Según los activistas, la decisión de eliminar el contenido responde a la intención de atraer turismo y grandes eventos, entre ellos la Supercopa que disputarán el Barcelona, el Atlético de Madrid, el Valencia y el Real Madrid en Yeda (Arabia Saudí).

En unas declaraciones al diario deportivo ‘Marca’, el Príncipe saudí Abdulaziz Bin Turki invitó “a las mujeres españolas a que vengan a Arabia Saudí” con motivo de la Supercopa, que se celebrará en el país árabe tras un contrato firmado entre la Federación Española de Fútbol y las autoridades saudíes.

Para Amnistía Internacional existe un “silencio de la comunidad internacional” a la hora de combatir las penas de cárcel sobre decenas de disidentes saudíes, mientras que “urge la necesidad de proteger la libertad de expresión en el país, empezando por la liberación de los defensores de los derechos humanos”.

Para la ONG, el vídeo publicado por la agencia de seguridad de Arabia Saudí “es extremadamente peligroso y tiene serias implicaciones sobre los derechos y las libertades para expresarse libremente” por lo que afea los gestos aperturistas de Mohammed bin Salman, el Príncipe heredero de Arabia Saudí, mientras el reino es “en realidad intolerante y criminaliza a las personas por sus identidades”.

Desde la Asociación Deporte y Diversidad, que agrupa a varios equipos deportivos españoles LGTB de distintas disciplinas, “el país que acogerá la Supercopa del fútbol español es uno de los seis en el mundo donde la condena de pena de muerte a personas homosexuales es efectiva”.

De hecho, la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) recoge en su informe ‘Homofobia de Estado’ que Arabia Saudí “utiliza preceptos islámicos no regulados para perseguir la homosexualidad”. “El deporte no debe utilizarse para blanquear la imagen de un país que no garantiza los derechos de las mujeres y del colectivo LGTB”, declaró el presidente de Deporte y Diversidad, el periodista David Guerrero.

En este país el ateísmo es ilegal y está castigado incluso con la muerte, mientras que las relaciones entre personas del mismo sexo no están codificadas en la ley aunque, sin embargo, según las organizaciones internacionales sí están estrictamente prohibidas por la ley islámica (la sharia), que es la que se aplica en estos casos.

Desde mayo de 2018, 13 mujeres activistas permanecen en prisión por defender los derechos de las mujeres, así como varias escritoras e intelectuales que se han mostrado abiertamente feministas.

(SERVIMEDIA)