Compartir

Los temblores que la canciller alemana Angela Merkel ha sufrido en público y que han despertado multitud de comentarios sobre su estado de salud, ha llevado a la mandataria a tomar una decisión: a partir de ahora escuchará los himnos sentada para evitar que se repitan.

Este miércoles Merkel ha sido grabada por tercera vez en menos de un mes sufriendo temblores durante un acto público. La mandataria de 64 años se encontraba en compañía del primer ministro finlandés, Antti Rinne, mientras contemplaban un desfile militar celebrado en Berlín cuando su cuerpo comenzó a convulsionarse.

La primera vez que Merkel padeció estos extraños temblores en público se encontraba junto al presidente ucraniano Volodimir Zelenski. En aquella ocasión se achacó el problema a una falta de hidratación.

El segundo episodio se produjo el pasado 26 de junio cuando la alemana se encontraba en Berlín en la sede de la Presidencia del país, junto al jefe del Estado, Franz Walter Steinmeier.