Compartir

La recién nombrada portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, explicó este miércoles que su objetivo es hacer “una oposición indómita” al Gobierno, aunque alejada “de la histeria” y bajo la premisa de ser “leal” a los votantes y al conjunto de los españoles.

En una entrevista en Antena 3 recogida por Servimedia, Álvarez de Toledo se fijó como objetivo contribuir a “frenar y revertir la erosión de nuestro sistema constitucional frente a los que están trabajando sistemáticamente por su degradación” desde el Parlamento español.

Reconoció que aún no ha recibido felicitaciones de barones territoriales del PP como Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Alonso o Juanma Moreno, un hecho que minimizó porque se siente “absolutamente respaldada” para desempeñar su nueva labor.

“Vamos a hacer una oposición que yo quiero llamar indómita, que no se deja domesticar, pero también racional, basada en argumentos, respetando la inteligencia de los ciudadanos y utilizando palabras con sentido”, anticipó Álvarez de Toledo.

Dicho esto, se centró en el pacto en Navarra que previsiblemente llevará a la socialista María Chivite a la Presidencia del Gobierno foral con la abstención de EH Bildu: “Vamos a vivir dos días muy importantes donde se va a traspasar una de las famosas líneas rojas que podrán ser legales pero no morales o decentes”.

Preguntó a los líderes territoriales del PSOE si les parece bien que sus colegas de partido en Navarra lleguen al poder con la abstención o colaboración de un partido como EH Bildu “que no condena el asesinato de 830 españoles” a manos de la banda terrorista ETA.

Aunque evitó especular sobre las intenciones del “fracasado candidato” Pedro Sánchez, sí opinó que el líder socialista “va a sufrir muchísimo” a lo largo de la legislatura si consigue poner en marcha un ‘gobierno a la portuguesa’ con el apoyo externo de Unidas Podemos.

Se reafirmó en este punto en que prefiere elecciones antes que un gobierno integrado por “populistas” con “el apoyo de separatistas, presuntos delincuentes y exterroristas”. Pese a la “pereza” que pueda dar a los votantes, consideró mejor votar que “un pésimo gobierno disolvente para nuestro país”.