Compartir

La ciudad de Alicante acaba de batir el récord de día de verano más lluvioso jamás registrado desde que la toma de datos meteorológicos en esa localidad comenzara en 1859, es decir, hace 160 años.

A diferencia de las temperaturas máximas o mínimas, que se consideran en un día natural, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) contabiliza datos de precipitaciones entre las 9.00 horas de una jornada y las 9.00 de la siguiente, periodo que denomina día pluviométrico, y ello es así por mantener la serie histórica de cuando los meteorólogos consideraban esa hora para observar la cantidad de lluvia recogida.

¡Aguaceros muy intensos! Esta madrugada (21/08/2019), instantes antes del amanecer, problemas en la circulación por carretera para acceder a la ciudad de #Alicante, concretamente en la N-332. @AMEDipuAlicante @ecazatormentas. Vídeo: Fco. Javier Romero. pic.twitter.com/m7ZxMeZFbi

— MeteOrihuela (@MeteOrihuela) August 21, 2019

Uno de los portavoces de la Aemet, Rubén del Campo, indicó este miércoles a Servimedia que en Alicante se registraron 86,8 litros de precipitación por metro cuadrado en la pasada madrugada (sobre todo entre las 2.00 y las 8.00 horas), con lo que el día pluviométrico del 20 de agosto se ha convertido en la jornada de verano más lluviosa en Alicante desde 1859. “Nunca antes en verano había llovido tanto en Alicante en un periodo de 24 horas en los últimos 160 años”, sentenció.

El anterior récord de día más lluvioso de verano en Alicante databa del 8 de agosto de 1945, cuando se registraron 82,4 litros por metro cuadrado también en observatorio emplazado en el barrio de Ciudad Jardín.

Además, las precipitaciones intensas también han batido otro récord porque el aeropuerto de Alicante-Elche recogió en el día pluviométrico de ayer un total de 85,1 litros por metro cuadrado, lo que supone la jornada veraniega más lluviosa desde 1967.

Del Campo comentó que la pasada madrugada descargó bastante cantidad de precipitación en otros lugares de Alicante, como Pego (141,0 litros por metro cuadrado) y Rojales (123,8), que son cantidades no habituales en verano.

Explicó que esta situación se debe a la configuración de una vaguada en las capas altas de la atmósfera, donde circula aire frío y se dan las condiciones favorables para la formación de nubes de tormenta.

“No es extraño que una vaguada se cuele en verano. Hay zonas que suelen ser tormentosas, sobre todo de montaña, y el sur de Alicante no es propenso para tormentas en verano, pero el Mediterráneo está caliente y eso favorece la formación de tormentas intensas”, añadió.

(SERVIMEDIA)