Compartir

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla) alertó este jueves de una plaga de mosca negra en los municipios cercanos a los ríos este verano, cuya mordedura puede provocar infecciones o reacciones alérgicas.

Según informó Anecpla, la mosca negra ya tiene aterrados a los vecinos de no pocos municipios ribereños. Del Ebro al Manzanares, muchas son las localidades afectadas por la plaga de este insecto que, con sus apenas seis milímetros de longitud, “se está convirtiendo ya en un problema de salud pública en buena parte de España”.

Su directora general, Milagros Fernández de Lezeta, subrayó que “el problema fundamental de este insecto es que no pica, sino que muerde en forma de sierra, generando una herida de consideración importante y pudiendo dar lugar a infecciones y reacciones alérgicas muy alarmantes, que en algunos casos requieren hospitalización”.

Este insecto, cuando muerde, quita un poco de piel e inocula un anestésico y un poco de anticoagulante para poder estar un rato chupando sin que el individuo afectado se dé cuenta, pero, sobre todo, lo que más afecta es la saliva de la mosca, que suele provocar fuertes cuadros de alergia y dolores fuertes en la zona. Los efectos finales son una roncha de varios centímetros que suele incluso sangrar y una elevada hinchazón que puede llegar a durar hasta un mes.

La mosca negra se reproduce en los cauces de los ríos, especialmente en aquellos que se encuentran especialmente limpios y concretamente en la vegetación flotante, la cual queda al descubierto cuando el nivel del agua es bajo. Por ello, los inviernos suaves y de lluvias escasas, sumado a la ausencia de crecidas importantes, benefician la proliferación de esta especie, tal y como así ha sucedido este año.

ATAQUES MÁS AGRESIVOS

“No es una especie invasora, la mosca negra es autóctona, pero desde hace varios años se observan picos agresivos en sus ataques a humanos. De ahí que veamos tan necesario hacer frente a esta plaga que se está convirtiendo en un problema de salud pública” añadió.

Desde Anecpla se recomienda tomar una serie de precauciones para evitar ser víctima de este insecto, durante los próximos meses de verano. Entre ellas, vestirse con ropa clara; evitar pasear por el curso de los ríos o zonas cercanas a los mismos, sobre todo a última hora de la tarde; instalar mosquiteras en puertas y ventanas en las zonas de riesgo; evitar la acumulación de agua en el exterior de la vivienda; controlar los desagües; utilizar repelentes certificados y contactar con profesionales.

Si se sufre la mordedura de la mosca negra es importante no rascarse, ya que puede empeorar la herida y hacer que se infecte. Se recomienda aplicar hielo para bajar la inflamación, o una pomada con un corticoide suave. En caso de sufrir una reacción alérgica, esta asociación recomienda acudir al centro de salud más cercano o al hospital.

(SERVIMEDIA)