Compartir

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, es un amante del balompié y seguidor declarado del Atlético de Madrid. El martes se encontraba en el madrileño barrio de Sanchinarro para inaugurar oficialmente un nuevo campo de fútbol.

“Que los vecinos de Sanchinarro disfruten del nuevo campo de fútbol del barrio. Si alguien me quiere fichar…estoy en el mercado”, escribió el político en un tuit.


El edil mostró su destreza con el balón dando varios toques a la pelota sin dejarla tocar el suelo e incluso se atrevió a lanzar un penalti. Fue durante la pena máxima cuando el alcalde de la capital dio un balonazo en la cabeza de un niño que estaba presente en el lanzamiento desde los 11 metros.