Compartir

El mes pasado fue el agosto más caluroso en Europa desde que los registros continentales de temperaturas comenzaran en 1910, pues los termómetros marcaron 2,40ºC más del promedio de ese mes y 0,12º más que el récord anterior, que ostentaba agosto de 2015.

Así se recoge en el último resumen climatológico mensual de la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), hecho público este martes.

El informe, recogido por Servimedia, indica las temperaturas más cálidas que la media envolvieron a gran parte de Europa durante el mes pasado, que fue el agosto más cálido desde que los registros continentales comenzaran en 1910, con 2,40ºC más de lo normal, lo que supone 0,12ºC más que el anterior récord, establecido en 2015.

Sólo se han registrado tres agostos en los que las deviaciones térmicas de Europa superaron los 2,0ºC respecto al promedio de ese mes: 2003 (+2,17ºC), 2015 (+2,28ºC) y 2018 (+2,40ºC).

El mes pasado fue el segundo agosto más caluroso en España desde que la serie histórica nacional comenzara en 1965, sólo por detrás del de 2003; el tercero en Alemania desde 1881 y en Suiza desde 1864, y el quinto en Austria de los últimos 252 años.

TEMPERATURAS GLOBALES

Por lo que respecta al conjunto de la Tierra, agosto tuvo una temperatura superficial de 0,74ºC por encima del promedio del siglo XX, que es de 15,6ºC, lo que supone el quinto agosto más cálido desde 1880, pero también el agosto más fresco en la superficie terrestre y oceánica desde 2013.

Nueve de las 10 temperaturas superficiales más cálidas de agosto han ocurrido desde 2009 y los cinco últimos agostos (de 2014 a 2018) han sido los cinco más calurosos de la historia. El récord continúa siendo el de 2016, cuando la temperatura fue 0,90ºC superior a la media del siglo XX.

Agosto de 2018 marcó el 42º mes consecutivo de agosto y el 404º mes seguido en general con temperaturas superiores a la media del siglo pasado.

La temperatura de la superficie terrestre de agosto de este año superó en 0,94ºC el promedio del siglo XX, lo que supone el sexto agosto más cálido en 139 años. Dos de los seis continentes registraron valores térmicos situados entre los seis agostos más cálidos de la historia, de los que cabe mencionar a Europa, que tuvo su agosto más caluroso jamás registrado. En cambio, América del Norte vivió el agosto más fresco desde el de 2009 y Sudamérica y África, desde el de 2013.

Nueva Zelanda registró el noveno agosto más cálido desde que el registro nacional de temperaturas se iniciara en 1909, mientras que Corea del Sur tuvo su agosto más caluroso desde 1973 y Argentina vivió el agosto más fresco desde 2013.