Compartir

Los equipos negociadores del PSOE y Unidas Podemos se reunieron este jueves durante cuatro horas y media para retomar las negociaciones de investidura sin que ni uno ni otro se movieran un ápice de sus posiciones, y tras el encuentro los socialistas constataron que mantienen “diferencias” y sus interlocutores se quejaron de la posición “inamovible” del PSOE.

La de hoy fue la primera reunión de ambas partes tras el período estival, en el que los respectivos líderes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, no se intercambiaron llamadas ni mensajes más que para que el primero felicitara al segundo por el nacimiento de su hija Aitana.

Sin embargo, en ella se demostró que las posiciones de una y otra parte siguen enconadas en sus premisas iniciales que frustraron la negociación de julio: el PSOE quiere un Gobierno monocolor y Unidas Podemos uno de coalición.

Las declaraciones de esta mañana de Sánchez y sobre todo de Iglesias hacían presumir que el ambiente iba a estar tenso, dado que el líder de Unidas Podemos señaló al presidente del Gobierno como el principal problema para superar los escollos y formar un Ejecutivo conjunto: “Hay algo en él que le pone muy difícil compartir responsabilidades y entender que alguien le pueda hacer sombra en el Consejo de Ministros”. Más cauto, Sánchez situó la posible solución al desencuentro en una “salida intermedia” y subrayó que “negociar no es imponer”.

PREOCUPADOS

Tras estas declaraciones cruzadas y cuatro horas y media de reunión, la portavoz adjunta de Unidas Podemos en el Congreso, Ione Belarra, hizo unas breves declaraciones sin preguntas en las que dejó traslucir su desencanto. “Nos hemos emplazado a seguir hablando y si es posible a una segunda reunión, pero nos vamos sinceramente preocupados”, avisó. “Nos han venido básicamente a presentar un programa electoral, y siguen profundamente inamovibles en sus posiciones. Han venido a presentar una tercera vía que en realidad es la primera: un Gobierno de partido único”.

“El PSOE no quiere negociar un gobierno, solo han venido a presentarnos su documento”, añadieron fuentes de Unidas Podemos, en referencia a las más de 300 medidas que presentó Sánchez el lunes. De las palabras de la dirigente de Podemos se deduce que el PSOE ha reiterado su negativa total a un Gobierno de coalición, que es la exigencia que Unidas Podemos ha hecho desde las elecciones de abril para permitir la investidura de Sánchez.

MÁS DIÁLOGO

Minutos más tarde, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, comparecía ante los medios para admitir las “diferencias” constatadas con el equipo negociador de Unidas Podemos en la primera reunión tras la investidura fallida de julio, aunque apostó por seguir hablando desde la “necesaria discreción y prudencia” sobre la tesis de que el acuerdo es “factible”.

En el encuentro, reconoció la portavoz del PSOE en el Congreso, se han constatado de nuevo “diferencias”, aunque explicó que han quedado en seguir conversando e intercambiando documentos “en los próximos días” para preservar una negociación que los socialistas quieren “que llegue a un buen puerto”.

Según la versión de Lastra, el acuerdo para desbloquear la situación política sigue siendo “factible” porque la propuesta del PSOE es “algo intermedio a lo que proponíamos unos y otros”. Además, hizo suyas las palabras de Sánchez de que en una negociación al defender que “esta propuesta es para que no haya vencedores ni vencidos”, sino “para que las izquierdas nos entendamos”.

Recalcó, asimismo, que en una negociación “no puede haber reproches” y en este encuentro se han podido explicar las 370 medidas de la propuesta socialista, así como las garantías para dar cumplimiento a ese acuerdo. Todo ello, subrayó, desde la idea de que “nos une una agenda social y mucha gente está esperando un Gobierno progresista”.

Eso sí, la vicesecretaria general del PSOE no se movió de la idea primigenia del PSOE de ofrecer solo “otros puestos que no sean del Consejo de Ministros”, pero sí abrirse a la participación de Unidas Podemos en la gobernanza del país con otros cargos.

Fuentes socialistas precisaron al término de la cita que tienen “toda la predisposición” para seguir negociando para lograr un acuerdo y evitar la repetición electoral; mientras que fuentes de Podemos se quejaron de que les han trasladado un mensaje que podría sintetizarse en: “O gobernamos en solitaria a pesar de no tener mayoría absoluta o elecciones”.

(SERVIMEDIA)