Compartir

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, confirmó este jueves que asume con un “enorme sentimiento de gratitud y de responsabilidad” el encargo de intentar la investidura, por lo que supone gobernar este “gran país que es España y que exige compromiso y encuentro”.

Sánchez, que aceptó varias preguntas, compareció pasadas las 21.30 horas en el Palacio de la Moncloa justo después de que el Rey finalizara la ronda de contactos y le propusiera como candidato. Su última rueda de prensa en España fue el pasado 15 de febrero.

El líder socialista remarcó que tiene la “voluntad” de intentar “cuanto antes” la investidura y, para ello, la semana que viene empezará los contactos con los líderes de las tres “principales fuerzas políticas” de la oposición: PP, Ciudadanos y Unidas Podemos, porque son los que “pueden facilitar o bloquear la investidura”. Con el resto de partidos serán contactos a otros niveles.

Pidió a todos los líderes políticos, incluido él mismo, “altura de miras”, porque los españoles fueron claros con sus votos y el Gobierno tiene que ser del PSOE, “no hay otra alternativa posible”. “O gobierna el PSOE o gobierna el PSOE”, remachó. “No hay otra alternativa”.

 

CUATRO EJES

Sánchez explicó que los cuatro ejes de la negociación con los que quiere llegar al acuerdo serán: transición ecológica, el impulso a la digitalización de la economía, la lucha contra la desigualdad y el fortalecimiento de la Unión Europea. Toda esta agenda, dijo, tiene que desarrollarse con “constante voluntad de diálogo y acuerdos” por parte de “todos”, remachó.

El líder del PSOE calificó de “lógico y evidente” que los partidos “fijen posición” antes de que empiecen las negociaciones, cuando se le preguntó por las exigencias de Podemos de entrar en el Gobierno a cambio de su apoyo.

Sánchez dijo entender esos planteamientos, pero señaló que ahora “hay que empezar” a hablar y remarcó la premisa de que “no hay mayoría alternativa”, y es responsabilidad de todos, y singularmente de las tres principales fuerzas políticas, “encontrar ese punto de equilibrio”, a partir de las posiciones de cada cual, para echar a andar la legislatura.

NAVARRA

Preguntado por un posible intercambio de apoyos con UPN en Navarra para que los conservadores gobiernen esta región a cambio de facilitar su investidura como presidente del Gobierno, Sánchez dijo que será una cuestión que se tratará en las conversaciones que se mantendrán “en otro formato” distinto al suyo con PP, Cs y Podemos, y ahí “será el momento de saber” lo que se plantea.

Ante la posibilidad de que los socialistas navarros continúen con los intentos de pactar con otras fuerzas de izquierdas, Sánchez remarcó que “el PSN y el PSOE tenemos la misma posición de que con Bildu no se acuerda nada”.