Compartir

La ministra de Igualdad, Irene Montero, afirmó este jueves que es “terrible” que la extrema derecha relacione el feminismo con la pandemia del coronavirus. Por esto, le pidió que no haga “partidismo” y deje de relacionar el alto número de infectados de coronavirus en Madrid con la manifestación del 8-M.

Montero, en una entrevista en laSexta a los 14 días de conocerse su positivo por coronavirus, dijo que la manifestación feminista se celebró porque la autorizaron “los expertos y las autoridades sanitarias”.

Después recordó que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha fijado el pico de contagios en la última semana de febrero, cuando “se celebraron eventos deportivos y culturales importantes”, y sobre esto criticó que la extrema derecha no dice nada de que también celebró ese mismo fin de semana del 8 de marzo un acto multitudinario de Vox en la Plaza de Toros de Vistalegre.

Anunció que, “cuando esta crisis pase y nos sentemos con calma, veremos qué cosas no se han hecho bien, hace falta humildad”. Volvió a arremeter contra la extrema derecha por poner el foco en el odio contra las mujeres y “no con la solidaridad en los balcones”.

La ministra también desmintió el bulo que circuló por las redes sociales que decía que delante de su casa había una UVI móvil. “No tenemos UVI móvil. Estamos muy acostumbrados a sufrir ete tipo de cosas que vienen de la extrema derecha y sus tabloides”, concluyó que cuando la crisis acabe “saldremos más unidos y reforzados”.

(SERVIMEDIA)