Compartir

Ciudadanos se ha convertido en foco de la polémica después de que concejales y antiguos miembros del partido hayan denunciado que en algunos municipios de la Comunidad de Madrid los candidatos tuvieron que pagar por entrar en las listas para los comicios de 2015.

Según ha publicado ‘El Mundo’, junto al peaje exigido en algunos sitios, en otros se planteó incluso que se financiara bajo la misma fórmula la campaña electoral. Las cantidades variaban en función de la posición y del censo de población y coste

Los ediles Horacio Rico, de Alcobendas, y Juan José González, de Arroyomolinos, han confirmado al diario que pagaron de sus bolsillos 2.500 y 600 euros, respectivamente, por concurrir como número uno y número seis de sus candidaturas.

Unas acusaciones a las que se les suma la de otros dos ex militantes de la formación naranja de Navalcarnero y Fuenlabrada, José Felipe Garrido y Sergio Blázquez, que denuncian que en sus respectivas sedes sí se barajó la posibilidad de elaborar las listas del mismo modo, aunque ninguno puede confirmar si finalmente se hizo. Blázquez además fue expulsado antes de la cita electoral porque asegura le sentenciaron por denunciar que era “una práctica ilegal”.

Desde Ciudadanos han desmentido esta información al diario y se han remitido a la auditoría del Tribunal de Cuentas que constató cómo se financió dentro los márgenes que establece la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

Pese al desmentido, ‘El Mundo’ asegura haber tenido acceso a varios documentos que demuestran que se reguló el sistema de pago por ocupar un puesto en las listas y tanto en Arroyomolinos como en Móstoles ser recogía cómo las aportaciones serían a “fondo perdido” si se conseguía el acta de concejal, mientras que los que se quedasen fuera tendrían derecho a una devolución que se pagaría por los que tuvieran un puesto en el Ayuntamiento, con una prorrata de 36 meses.