Compartir

El Consejo de Ministros aprobó este viernes el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, que prevé un aumento del 5,1% en el gasto público, hasta los 472.660 millones de euros, y del 9,2% en los ingresos, que alcanzarían los 154.675 millones una vez cedidos recursos a las administraciones territoriales.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra portavoz, Isabel Celaá, aseguró que se trata de unos Presupuestos “sociales que buscan equilibrio, convivencia y unión” y “redistribuir la riqueza y crecer”.

Las cifras presentadas hoy, y que serán entregadas por Montero el lunes al Congreso de los Diputados, varían respecto a las anunciadas en octubre, cuando el Ejecutivo remitió a la Comisión Europea el Plan Presupuestario que sirvió como primer esbozo de las cuentas. Entonces, dicho plan estaba elaborado sobre una previsión de crecimiento de la economía española del 2,3% en 2019 y un objetivo de déficit del 1,8%, mientras que el anteproyecto aprobado hoy se ha presentado junto a un cuadro macroeconómico que prevé un crecimiento del PIB del 2,2% y con el objetivo de déficit del 1,3% que había dejado fijado el Gobierno de Rajoy y que el gabinete de Pedro Sánchez no ha podido modificar hasta ahora.

Por el lado de los ingresos, el proyecto aprobado prevé unos ingresos de 227.356 millones de euros por ingresos tributarios, un 9,5% más sobre el avance de liquidación de las cuentas de 2018. Dentro de dicha cantidad, 86.454 millones corresponderían al IRPF (un 4,9% más), 27.579 millones por Sociedades (un 14,1% más), 78.307 millones por IVA (+11,7%), 23.057 millones por Impuestos Especiales (+11,8%) y 11.959 millones por otros ingresos tributarios (+16,4%). Por su parte, los ingresos no tributarios serían de 25.745 millones (un 2,6% menos). El Consejo de Ministros aprueba un proyecto de Presupuestos con un 5,1% más de gasto y 9,2% de ingresos.