Compartir
Twitter

Al menos diez personas han muertos y varias se encuentran desaparecidas tras las fuertes tormentas registradas este martes en el municipio mallorquín de Sant Llorenç de Cardassar que provocaron el desbordamiento del torrente que atraviesa la localidad.

Desde las 6 de la tarde y hasta primera hora de la noche se registraron 220 litros por metro cuadrado en la zona. El agua ha arrastrado coches y ha dejado atrapados a algunos vecinos que han tenido que refugiarse en las azoteas.

Pero el temporal también ha azotado a otros pueblos de la zona, como Colonia de Sant Pere, por lo que se han habilitado los polideportivos Miquel Àngel Nadal, Na Capellera y el hipódromo de Manacor y es Pinaró de Son Servera para los afectados.

Protección Civil mantiene la alerta para este miércoles y la Agencia Estatal de Meteorología ha advertido de que todas las islas podrán sumar hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora.

El Govern pide precaución y recomienda a los vecinos que permanezcan en sus casas, de hecho, se han suspendido las clases.


Mallorca por tanto, continúa en alerta. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha desplazado hoy a las localidades mallorquinas afectadas por las riadas de ayer