Compartir

El líder de Vox, Santiago Abascal, aseguró este lunes que, en lo que se refiere a los pactos tras las elecciones del 26-M, su partido no quiere una “foto” con Ciudadanos ni con su presidente, Albert Rivera, sino “diálogo político” de cara a las investiduras en ayuntamientos y comunidades autónomas.

Abascal se refirió a esta cuestión en el Congreso, donde esta mañana presentó una solicitud de información para que el Ejecutivo de Pedro Sánchez entregue actas y documentos de la negociación con ETA iniciada por José Luis Rodríguez Zapatero.

Sobre los pactos tras las elecciones del 26-M, el líder de Vox señaló que no aceptarán un “trágala” y que es una “equivocación” que Rivera piense que se van a contentar con una “foto” para obtener su apoyo en las investiduras en las que estén implicados PP o Ciudadanos.

“No queremos”, afirmó Abascal, “hacernos una foto Albert Rivera ni con los representantes de Ciudadanos, para hacernos fotos nos las hacemos con nuestra familia, con nuestra madre, con nuestra mujer o con nuestros hijos. Queremos realmente entablar un diálogo político”.

 

“MANO TENDIDA”

Explicó que lo que pretende Vox es “hacer política y que aquellas personas que nos han respaldado se sientan bien representadas”. Por este motivo, en clara referencia a Ciudadanos, pidió que “reflexionen” los que no están actuando “de una forma políticamente madura” y “pueden tener la tentación de aplicarnos un cordón sanitario”.

En este sentido, respecto a los pactos para el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, pidió a los dirigentes de la formación naranja “que reflexionen y den satisfacción a lo que ha votado la mayoría de los madrileños”.

Añadió, en referencia a estos pactos en Madrid, que Vox tiene la “mano tendida” para articular “una mayoría alternativa a la izquierda en Madrid”. Añadió que para conseguir ese fin van a actuar “con flexibilidad, de manera razonable y en función de la representación que nos han dado los ciudadanos de Madrid”.