Compartir
Pixabay

La Fiscalía de LLeida ha pedido ocho años de prisión para una mujer que intentó acabar con la vida de su marido ofreciéndole unas natillas envenenadas en febrero de 2018.

Según ‘Antena 3’ la mujer adulteró el postre con un relajante muscular y dos polvos con propiedades sedantes. Tras probarlas, el hombre decidió tirarlas y comerse otras.

Posteriormente, la mujer ofreció a su marido un baño relajante acompañado por una botella de cava con la idea de que el agua caliente hiciese que la tensión de su víctima bajase.

Cuando acabó de bañarse, la mujer se ofreció para secarle, momento que aprovechó para empujarle. En su caída, el hombre se golpeó la cabeza y otras partes de su cuerpo. Con su marido en el suelo, la mujer le golpeó la cabeza con la botella de cava.

Sin embargo, el hombre se repuso y logró escapar aunque no pudo abrir la puerta debido a su estado de nerviosismo. Fue entonces cuando escuchó a su mujer rebuscar un cuchillo en los cajones, por lo que se refugió en la habitación de su hija y llamó al 112.

Cuando los Mossos se personaron en el lugar de los hechos encontraron al hombre pidiendo auxilio por la ventana y a su mujer en el baño con heridas en la muñeca, producidas por un trozo de cristal que sostenía en una de sus manos.

La mujer permanecía en prisión provisional desde el 7 de febrero del 2018.