Compartir

Jamel Myles, un niño de 9 años, se ha quitado la vida en su casa de Denver, Colorado (EE.UU), por el acoso que sufría en la escuela tras confesar que era homosexual. Según cuenta la madre, Leia Pierce,ella está convencida de que las intimidaciones que venía sufriendo en el colegio llevaron al pequeño a tomar la decisión de suicidarse.

Pierce reconoce que su hijo “estaba orgulloso de sí mismo” y por eso tomó la decisión de comunicar al resto de compañeros que era gay. Sin embargo, los cuatro días siguientes fueron muy duros: “Cuatro días es todo lo que se necesita en la escuela. Puedes imaginar lo que le dijeron», asegura la madre.