Compartir

Expertos en medicina legal y enterramientos aseguran que el cuerpo del exdictador Francisco Franco podrá sacarse “en buen estado” del Valle de los Caídos pese a haber transcurrido casi 43 años desde su muerte, ya que el embalsamiento del cadáver y otros factores como las condiciones ambientales que rodean la tumba lo posibilitan.

Así lo indicó José Antonio Lorente, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Granada. “En medicina no es apropiado especular, pero tras el proceso de embalsamiento al que fue sometido, la preservación del conjunto del cuerpo debe de estar bien conservado”, dijo el experto.

En la misma línea se pronunció un conocedor de los ritos católicos de los enterramientos, el director de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el sacerdote Luis García Gutiérrez. “Como fue embalsamado, los restos estarán bastante bien conservados”, dijo.

El catedrático recordó que el cuerpo fue enterrado y “se tapó con una losa de toneladas de peso” y que “nunca ha habido sospecha de profanación de la tumba”, situada junto al altar de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial.

En ese punto del templo, en el interior de la montaña de la sierra madrileña, la ausencia de luz natural en toda la basílica y la humedad (incluso con filtraciones y goteras visiblemente presentes en varios puntos de las instalaciones) provocan que la temperatura sea sensiblemente baja.

TRASLADO Y FÉRETRO

Como ocurre en “los muchos casos de traslados de restos mortales tras exhumaciones”, el profesor Lorente indica que “dependiendo del destino final y las circunstancias” el traslado habitual de este tipo de restos puede hacerse “en el mismo féretro donde están enterrados, o si está dañado, se introducen en una bolsa de restos o en un nuevo féretro y se trasladan apropiadamente”.

El catedrático, conocedor de “muchos” casos similares de traslados de restos mortales tras exhumaciones, incluso de personajes populares, subraya que, en ellos, “el factor común” es “el trato de acuerdo a la legalidad vigente y, además, con la dignidad que merecen los restos de una persona”.