Compartir

Amnistía Internacional ha instado al Gobierno de Pedro Sánchez a poner fin a “expulsiones exprés” de inmigrantes como la realizada en las últimas horas con la entrega a Marruecos de 116 que entraron este miércoles en Ceuta tras saltar la valla.

Para Amnistía, este procedimiento supone una “violación de derechos humanos”, al no respetar las garantías de posibles peticionarios de asilo y refugiados.

“Difícilmente pueden garantizar el acceso a un procedimiento individualizado con todas las garantías y, por tanto, a una asistencia letrada y de intérprete de calidad, así como a una identificación adecuada de potenciales solicitantes de asilo, menores extranjeros no acompañados o miembros de colectivos con necesidades específicas”, alertó el director de esta ONG, Esteban Beltrán.

La cooperación entre España y Marruecos en materia fronteriza plantea, según Amnistía Internacional, “serias preocupaciones” a raíz de las denuncias sobre violaciones de derechos humanos por parte de las autoridades marroquíes contra personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas.

RIESGO DE EXPULSIÓN “ILEGAL”

Los dos países han acordado que los 116 inmigrantes subsaharianos que saltaron ayer por la mañana la valla fronteriza sean devueltos a Marruecos. Según la ONG, estas personas deberán ser enviadas a su país de origen o donde comenzaron su viaje, en caso de no tener derecho a permanecer en territorio marroquí.

“Esta práctica conlleva el riesgo de que estas personas, por tanto, sean expulsadas de manera ilegal, vulnerándose así el principio de no devolución”, lamentó. Por eso, pide suspender la cooperación con Marruecos en materia de control migratorio “hasta que este país respete plenamente los derechos humanos de personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo”.