Compartir

El Ayuntamiento de la localidad tinerfeña de Candelaria se ha visto obligado a tener que cerrar la piscina municipal por séptima vez en lo que va de verano. 

El motivo no es otro que el hecho de que se hallan encontrado heces en el agua. A pesar de que en los últimos días se ha reforzado la seguridad en las instalaciones, la presencia de excrementos sigue produciéndose.

Desde el Ayuntamiento hacen un llamamiento al civismo y la responsabilidad y recuerdan que los menores de 3 años deben bañarse con pañal.