Compartir

La Guardia Civil ha recuperado 69 fardos con 2.407 kilos de hachís tras impedir su alijo en Punta Carnero (Algeciras) y después de una persecución por aguas del Estrecho de Gibraltar.

Un helicóptero del Servicio Aéreo de la Guardia Civil detectó la presencia de una embarcación sospechosa, del tipo de las que se utilizan para transporte y tráfico de drogas, en la zona de Punta Carnero (Algeciras). Por ello, dio aviso a varias patrulleras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil para poder interceptarla.

Esta embarcación, al detectar la presencia policial, emprendió una huida “a gran velocidad” hacia costas de Marruecos. Las patrulleras de la Guardia Civil iniciaron una persecución para interceptar a la embarcación sospechosa, cuyos ocupantes arrojaron por la borda gran parte de la mercancía que portaban a bordo, para conseguir más velocidad y zafarse de las patrulleras.

Además de la droga, durante la persecución los narcotraficantes arrojaron objetos contundentes con el objetivo de “ocasionar daños” a los agentes, impactando estos en una de las patrulleras pero sin ocasionar daños personales.

La persecución finalizó después de que el helicóptero del Cuerpo comunicara que los narcotraficantes habían arrojado al mar la totalidad de los fardos y continuaba su huida rumbo a la costa de Marruecos.

Posteriormente, se realizó una batida por zona en la que había transcurrido la persecución recuperando del agua 69 fardos de arpilleras, los cuales fueron trasladados a dependencias oficiales para su recuento y valoración, comprobándose que contenían 2.407 kilogramos de hachís.