Compartir

Un hombre de cerca de 50 años y de nacionalidad española ha sido encontrado sin vida a unos ocho metros de profundidad en la costa de Granada. Se encontraba atado a unos bidones llenos de arena que evitaban que el cuerpo saliera a la superficie.

La alerta la dio un submarinista que se encontraba practicando deporte en el mar y que encontró el cadáver del varón, avisando a los servicios de emergencia.

La Guardia Civil organizó un dispositivo para rescatar el cuerpo del varón, que carecía de documentación, y que no se encontraba en un estado avanzado de descomposición, por lo que los investigadores creen que podría haber si lanzado al mar horas antes. 

Tras el levantamiento del cadáver, está previsto que el Instituto Anatómico Forense de Granada practique la autopsia para esclarecer las causas de la extraña muerte, aunque todo apunta a que puede tratarse de un ajuste de cuentas.