Compartir

La aerolínea Ryanair ha tenido que pedir disculpas tras enviar un total de 190 cheques, valorados en un total de 22.000 euros, a los pasajeros afectados por las huelgas del mes de julio. Los cheques fueron enviados sin la firma de autorización, por lo que estos clientes no pudieron cobrar el importe de sus indemnizaciones.

Los paros convocados por pilotos y tripulantes de cabina en el mes de julio afectaron a un total de 200.000 viajeros. La compañía achaca este problema a un fallo administrativo, y ha pedido disculpas a través de Twitter, anunciando que volverá a emitir los cheques con la firma correspondiente para realizar esas indemnizaciones.