Compartir

El Obispado de Málaga ha suspendido a un sacerdote de ''todo ministerio sacerdotal'' tras ser detenido por posesión y distribución de pornografía infantil. El cura, y otros tres implicados, han sido arrestados por la Policía Nacional en la 'Operación Sandrina', que se ha llevado a cabo en la ciudad de Málaga.

En los registros se han encontrado 400 vídeos con material pedófilo y se han intervenido más de 100 dispositivos de almacenamiento distintos. En el domicilio del sacerdote, se encontraron maniquíes de tamaño infantil así como ropa para niños.

El Obispado de Málaga, al conocer los hechos, ''ordenó inmediatamente la suspensión del ejercicio sacerdotal'', además de pedir perdón a las posibles víctimas, e invitar a ''todos los fieles a orar por ellas, pos sus familias, por la Iglesia, sus ministros y colaboradores, y por la conversión de quienes cometen tan execrables hechos''.

Por otra parte, el obispado confía en la presunción de inocencia, a pesar de que el cura ha sido suspendido cautelarmente, aunque la diócesis ''reitera su compromiso con la justicia para que resplandezca la verdad y el rechazo absoluto ante los hechos referidos a la pornografía infantil o a otros que conculcan la dignidad y derechos de los menores, de los adultos vulnerables o de cualquier otra persona''.

La operación comenzó hace meses gracias al trabajo de rastreo informático gracias a un nuevo organismo del gobierno de Estados Unidos que lucha contra la pornografía infantil, con programas de rastreo informático muy novedosos.