Compartir

La Mosso d´Esquadra que el lunes abatió a Abdelouahab Taib cuando intentó atentar contra la comisaría de Cornellá, ha relatado ante el juez que “tuve la percepción de que me iba a matar y de que era un ataque terrorista”

Según lo relatado, Taib llamó al menos dos veces al telefonillo de la comisaría al ver que las puertas para acceder estaban completamente cerradas. Una vez frente a la recepción, “todo fue muy rápido”. Taib solo dijo “es que…” e inmediatamente introdujo medio cuerpo a través de la vitrina con el cuchillo de 20 centímetros ya en la mano.

Una vez encima de ella, intentó apuñalarla en al menos una ocasión, pero falló por poco, golpeando así la mesa. La agente logró salir por un pasillo que lleva hacia el interior de la comisaría al grito de “sargento, sargento”. Taib comenzó a perseguirla hasta una zona estrecha donde se encontraban dos compañeros haciendo el cambio de turno. Ahí fue donde, según lo relatado por los dos agentes, lo encañonaron.

El sargento, en dos ocasiones le gritó “quieto”, pero el atacante se acercó con el cuchillo sobre la cabeza, recibiendo así el primer disparo. Al ver que no caía al suelo, fue cuando recibió los otros dos disparos, llegando a alcanzarle uno de ellos, la cabeza, según las fuentes que investigan el caso.

Por orden de la juez de Cornellá que tomó declaración a los policías, se ha requisado el arma con el que se disparó a Abdelouahab para realizar unos análisis de balística.