Compartir

El que fuera abogado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confesado ante la justicia que pagó a dos mujeres que habrían tenido relaciones sexuales con el entonces candidato a la presidencia del país, para que guardaran silencio y no lo confesaran públicamente.

Michael Cohen, que de esta manera se declara culpable de haber violado las normas básicas de financiación de campañas electorales, asegura que lo hizo “bajo dirección del candidato” y “con el objetivo principal de influir en las elecciones”. Según informan medios norteamiercanos, el abogado habría pagado 150.000 y 130.000 dólares a la exmodelo de Playboy Karen McDougal y a la actriz porno Stormy Daniels.

El dinero habría salido de la cuenta Cohen, que después habría emitido facturas falsas a las empresas de Trump para que se reembolsaran esas cantidades. 

En total son ocho los delitos que el abogado afirma haber cometido. También el de evasión fiscal y fraude bancario.