Compartir

Lidl ha sido la última cadena de supermercados en sumarse al extendido fenómeno de la compra online. Los productos a la venta serán exclusivamente los que aparezcan en sus catálogos promocionales. El plazo de entrega será de tres días laborables, mientras que los gastos de envío por pedido realizado serán de 3,99€. 

Los clientes deben crearse una cuenta en la página web de Lidl para empezar a comprar productos por Internet. Las compras pueden realizarse desde cualquier dispositivo, pero la empresa todavía no dispone de una app exclusiva para ello. 

Por el momento, este nuevo servicio sólo estará disponible en la Comunidad de Madrid. Los productos podrán reservarse con antelación, ya que existe la posibilidad de ver las próximas ofertas. Por último, la compañía ha informado que los artículos de alimentación todavía no pueden comprarse online.