Compartir

Los Mossos d'Esquadra han conseguido evitar que una niña de Mollrussa haya sido sometida a una mutilación genial femenina en el país de origen de la familia. 

Según el diario “Segre”, la policía catalana recibió el aviso el pasado mes de junio y, siguiendo con el protocolo para estos casos establecido en 2002, los agentes comunicaron a la familia que esta práctica estaba prohibida. 

El caso es uno de los doce que se ha detectado en Cataluña en los primeros meses de 2018.