Compartir

Un joven fue agredido por el portero de una discoteca de Alcorcón durante la madrugada del domingo tras intercambiar unos besos en la mejilla con su pareja. El agresor fue uno de los miembros de seguridad de la sala Jowke. 

El joven entró a la sala con su novio y un grupo de amigos para pasar la noche. Al salir, la pareja se dio un beso. A partir de ahí un miembro de seguridad agredió a uno de ellos dándole un puñetazo que le provocó una herida en la mejilla y en la ceja. Los golpes le provocaron también una dislocación del hombro y una luxación. La víctima relató que, al verlos, el portero se lanzó encima de ellos gritando ''aquí no queremos maricones''. 

Dani Duque, así se llama la víctima, denunció lo ocurrido en Facebook. Se ocupó de denunciar y difundir lo sucedido también la actriz Andrea Duro, prima del joven. ''Sigo alucinando con que en España y a estas alturas puedan seguir ocurriendo cosas así'', escribió.

Según informa 'ABC', la dirección de la discoteca se preocupó de inmediato en comunicar que ''la empresa no discrimina por razón de raza, sexo o religión'' y aseguró que tomarán las medidas oportunas.