Compartir

La Guardia Civil ha detenido este domingo a un hombre tras matar a su mujer de dos disparos con una escopeta en Cabana de Bergantiños, localidad coruñesa. Tras una discusión, la víctima trataba de huir de su presunto agresor cuando éste, con un arma de alto calibre, disparó por la espalda en dos ocasiones a la mujer, hiriéndola gravemente en la cabeza.

La víctima, de 50 años de edad, fue atendida gracias al aviso de los hijos del matrimonio, que dieron la voz de alarma a un familiar perteneciente al cuerpo de protección civil, que se personó en el domicilio e intentó reanimarla. Sin embargo la mujer falleció. El familiar pudo retener al hombre hasta la llegada de la Guardia Civil, que procedió a su detención. 

Entre la pareja no constaban denuncias por malos tratos, ni estaban en trámites de separación, pero sí se apunta a que el agresor, que tomaba un tratamiento para la depresión, dejó de tomar la medicación que le ayudaba a tratar esta enfermedad.

El detenido se encuentra a la espera de pasar a disposición judicial. 

La mujer asesinada ha elevado la cifra de víctimas mortales por violencia de género a 950 desde el 1 de enero de 2003, fecha en que se comenzó a contabilizar a las víctimas mortales del machismo.

Se ha convertido en la vigesimosexta mujer asesinada en 2018 a manos de su pareja o expareja. 

La vicepresidenta del Gobierno y responsable de la cartera de Igualdad, Carmen Calvo, ha condenado en redes sociales este “asesinato machista” y lamentó que “aún hay quien cuestiona la urgencia del Pacto de Estado contra la Violencia de Género”.

“No se hace política con tragedias; no pararemos hasta que no se repita”, añadió. Según los datos proporcionados por el Ministerio de Vicepresidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, esta mujer no tenía hijos menores de edad.