Compartir

Las víctimas de la tragedia del puente Morandi de la ciudad italiana de Génova son 38, aunque según informa el periódico italiano 'La Stampa', existe la hipotésis de que todavía hay alrededor de una veintena personas por rescatar. Las posibilidades de encontrarlas con vida disminuyen.

La acusación se dirige a la empresa Autostrade per l'italia, que se ocupa del mantenimiento de las autopistas, y a la empresa propietaria, Atlantia. Actualmente, el Gobierno italiano ha exigido la dimisión de los directivos de la concesionaria. Sus cámaras grabaron cómo los coches se ven obligados a frenar bruscamente para no caer al vacío tras derrumbarse una parte del puente. 

Francesco Cozzi, jefe de la Fiscalía de Génova y encargado de llevar la investigación, junto a los magistrados, ha formulado las acusaciones de homicio y desastre involuntario y está planteando formular la acusación de ''atentado a la seguridad pública''.

La acusación se dirige a la empresa Autostrade per l'italia, que se ocupa del mantenimiento de las autopistas, y a la empresa propietaria, Atlantia. Actualmente, el Gobierno italiano ha exigido la dimisión de los directivos de la concesionaria Autoestrade per l'Italia, filial de Atlantia, con intención de multas por haber aplazado los controles y el mantenimiento del puente

Un vídeo publicado por el periódico nacional 'La Repubblica', muestra como el puente se apoya en las casas de los residentes que viven debajo del viaducto. Las imágenes ponen en duda la seguridad del puente.