Compartir

La conocida discoteca 'Perseus' de Vitoria había organizado para el próximo sábado una fiesta donde el objetivo principal, o así rezaba el cartel publicitario, era intercambiar ''chupitos por besos''. El Ayuntamiento ha clausurado de forma cautelar la actividad de este local a raiz de la polémica y por los numerosos expedientes sancionadores que tiene por exceso de ruido.

En marzo de 2017 tuvieron que cancelar un concurso en esta misma discoteca en el que se premiaba con 200 euros al mejor culo femenino. El Ayuntamiento la prohibió al incitar al sexismo. También intentó celebrar un concurso de la falda más corta, 'Mini Falda Party'.

''Es inadmisible que en una ciudad donde se trabaja por la igualdad real y contra cualquier tipo de acto sexista tengan lugar estos eventos donde se convierte a las mujeres en meros objetos sexuales. No es la primera vez que ocurre en este local y desde Irabazi (formación política alavesa) creemos que es el momento de ser más contundentes con las acciones sancionadoras'', ha declarado el concejal vitoriano Oscar Fernández.

Asociaciones feministas de la capital alavesa han declarado que este tipo de eventos fomentan la cultura de la violación y el machismo, por tanto deberían estar prohibidas bajo cualquier concepto.