Compartir

Una gran pancarta contra el Rey de España preside la fachada de uno de los edificios de la Plaza Cataluña de Barcelona, donde a las 10.30 llegará Felipe VI para asistir al acto principal de homenaje a las víctimas de los atentados terroristas que hace un año se cometieron en la Ciudad Condal y en Cambrils y que asesinaron a 16 personas y causaron más de un centenar de heridos.

Activistas independentistas colocaron anoche la pancarta, que muestra un retrato boca abajo del jefe del Estado y que exhibe en inglés el lema “The spanish king is not welcome in the catalan countries” (“El rey español no es bienvenido en los países catalanes”).

La pancarta está situada en uno de los edificios más visibles de Plaza Cataluña, justo donde a las 10.30 horas está previsto que lleguen los Reyes de España para participar en el acto de homenaje a las víctimas de los atentados del 17 de agosto de 2017 en el primer aniversario de aquel ataque yihadista.

Junto a Felipe VI, asistirán en el acto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra; la alcaldesa Ada Colau; el presidente del Partido Popular, Pablo Casado; y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, entre otras autoridades.

La colocación de la pancarta contra el Rey ha sido difundida por promotores separatistas en las redes sociales, incluido el secretario general de la Asamblea Nacional Catalana, Adriá Alsina, quien durante toda la madrugada ha narrado en tiempo real lo que sucedía con la pancarta.

Así, antes de las dos de la madrugada, Alsina denunciaba un “escándalo” porque la policía estaba “intentando retirar una pancarta perfectamente legal sobre Felipe VI en Plaza Cataluña”.

A las 4.29 publicaba un vídeo para criticar que dos agentes de los Mossos habían llegado con material de escalada para descolgarse por la fachada y tratar de retirar la pancarta. “¿La policía catalana despeja una pancarta de un edificio privado solo porque ofende al Rey? ¿No es el consejero @MiquelBuch? #Vergüenza”.

Poco después de las siete de la mañana, Alsina celebraba la “contraorden” recibida por los Mossos y que los activistas independentistas volvían para arreglar la pancarta que los agentes habían descolgado en parte. Ya de día, festejaba que “la pancarta está perfectamente instalada” y que no había “ni rastro del operativo policial” que la iba a retirar.

En declaraciones a Servimedia, el propio secretario general de la ANC negó que la colocación de la pancarta fuera responsabilidad de esta organización independentista y explicó que su presencia en Plaza Cataluña buscaba únicamente “apoyar” a los activistas “cuando la policía quería sacarles”.