Compartir

Unicef denunció este jueves que un atentado suicida contra un colegio en Kabul (Afganistán) ha dejado decenas de niños muertos o heridos. La agencia de la ONU calificó este hecho como “deplorable” y pidió “el fin” de la violencia.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef, declaró que Unicef está “muy preocupado” por la “creciente” violencia en todo Afganistán, especialmente durante la última semana, donde “los niños siguen siendo los más afectados”.

Según Fore, “esta violencia debe parar. Unicef sigue pidiendo a todas las partes en conflicto que se adhieran y respeten los principios humanitarios, y garanticen la seguridad y la protección de todos los niños. Los niños no son, y nunca deben ser, objeto de violencia”.