Compartir

Eurovisión 2019 sí se celebrará finalmente en Israel después de que las autoridades del país y la corporación de radiodifusión pública Kan llegaran a un acuerdo para aportar los 12 millones de euros de garantía que la UER exige para celebrar en el país ganador la próxima edición del festival. 

El acuerdo se ha alcanzado a tan solo unas horas antes de que expirase el plazo de la entrega. De esta forma se pone fin a la gran polémica que meses atrás ha tenido a los eurofans en vilo. 

Kan finalmente pedirá un préstamo bancario para poder hacer frente así a la cantidad requerida. Que se celebre el festival supondría “un gran impulso económico para el país”, según ha señalado la radiodifusora en un comunicado. Además, “el Estado tendría también una gran exposición”.

Neta Barzilai, la representante israelí, se alzó triunfó con su tema feminista “Toy” en la pasada edición del festival, celebrado en Portugal, donde dio a su país el derecho a ser sede de la próxima edición de Eurovisión. Se calcula que el coste que supondría la organización de tal evento es de unos 35 millones de euros.